lunes, 9 de abril de 2012

Nuestro día (Relato)

    Mmmm… Estiro el pie y… ¿Dónde estás?
    Vaya…, odio que te levantes antes que yo. Ojalá fuera todo como antes, cuando yo me escurría silenciosa de la cama y te esperaba en la cocina, leyendo un libro y preparando el café. El olor te despertaba y aparecías despeinado y sonriendo, con el pijama mal abrochado y millones de besos para mí. Y me sentía feliz.
    Hoy me estás esperando tú...
    ¿Cómo dices?
    Sí, lo sé: es nuestro día. Dame sólo diez minutos para ducharme y estaré preparada.
   
    
    Bien, lo llevo todo: una manta, una botella de vino y bombones. No, nada de copas; bebamos a morro, cómo en los viejos tiempos.
    ¿En serio me preguntas que a dónde vamos? ¡No te burles de mí! ¡Sabes que sólo hay un sitio perfecto!
    ¿Qué…? No, no puedo conducir…
    Sí…, llevas razón… Quizás dentro de poco lo intente, aunque me da miedo conducir sola... Pero no quiero hablar de eso ¡Venga, vamos en autobús!
    Ya, sé que no pagarás el billete y te colarás. Y sabes que me callaré… No puedo hacer otra cosa...

   
   Está precioso el parque, nuestro parque… Nunca vengo sin ti. Los árboles no serían lo mismo, ni el agua ni…, bah, déjalo, me conoces y sabes que no sé describir. Pero tú lo ves y entiendes a qué me refiero: sin ti y sin mí, nada brilla.
    Hoy te dejo que elijas el sitio.
    ¡No, allí no, que hay un charco!
   Sí, aquí me parece mejor; está todo lleno de margaritas y me recuerdan a ti… Espera que extienda la manta…
    Ahora podemos tumbarnos y beber vino y comer bombones hasta el anochecer…


    Sé que casi no te he dejado hablar pero me han pasado muchas cosas en los últimos tiempos y añoro estos ratos a solas contigo. Ya nada es igual; estás, pero a veces no te veo. Y sé que te quieres ir, pero yo no quiero que te vayas. Nunca quiero que te vayas…
    Suena el teléfono…, no, no voy a contestar. Déjalo que suene; no importa, está el contestador. No quiero que me roben ni un segundo contigo.   
    —¿Cariño? —shhh, no digas nada. Es mamá, pero no quiero hablar con ella. Hoy sólo quiero TU—. Ana, cielo, sé que estás ahí… —no, no lo sabe…—. No contestes, no importa. Sólo quería saber que estás bien, cómo no has ido a trabajar… —contengo la respiración; lo va a decir, y no quiero oírlo… —. Cielo, ¿dónde has ido? ¿Has vuelto al parque? —dile que se calle, por favor…, dile que se calle…—. Ana, han pasado dos años desde que murió…


    ¿Ya te vas? Aún no son las doce, quedan diez minutos, y diez minutos contigo pueden ser mucho tiempo… Sería lo justo, porque dos años sin ti han sido una eternidad. ¿Te quedarás al menos hasta que me duerma?
    Sí, lo harás, y me acariciarás el pelo, y me susurrarás al oído que me querrás hasta siempre. Y yo te creeré, porque lo hiciste… Lo injusto fue que el “siempre” llegó demasiado pronto…

44 comentarios:

  1. Ufff, chica no sé si es más bonito que triste o viceversa, pero es bueno, eso sí, es bueno. bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, gracias! Me gusta más escribir humor, y me sale de forma natural, pero de vez en cuando esta faceta me aporrea la cabeza y hasta que no lo escribo no se va. Para mí es más triste, pero es que hoy estoy de un sensible...
      Besos :-))))

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Alex, me alegro de que te guste :-)
      Besos!!!

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias María :-)
      Un beso enorme, y preciosa tú!

      Eliminar
  4. Uff... me gusta mucho.

    Poder sentir el desgarro de estas grandes pasiones truncadas por la desgracia, poder sentir el arañazo, poder imaginar la irrealidad que surgiría de perder lo que uno puede ni imaginar perder... todo eso hace el relato triste pero nos ayuda a valorar y a disfrutar nuestro presente.
    El relato, en sí mismo, no es triste. Al contrario. Nos recuerda uno de los grandes triunfos de la vida, que eso que nos enloquecería perder está con nosotros, al menos un día más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HombreRevenido, me gusta tu visión. Yo he de reconocer que lo leo triste, porque me imagino la situación y no sé cómo podría soportarla. Sé que lo haría porque siempre salgo de todo (y porque no me quedaría más remedio), pero no concibo que sea posible.
      Un beso :-)

      Eliminar
  5. Ains Lili, que intenso!! me he emocionado y todo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Volbo, yo también me emocioné cuando lo escribí (lloré y todo, así entre nosotras, pero es que estaba muy sensible)(y fatal de la cabeza, que eso también influye).
      Biquiños!

      Eliminar
  6. Me encanta como escribes! Besos

    ResponderEliminar
  7. Ay, qué emoción. Haces que yo también le eche de menos...

    Muy buen relato, pero el próximo tiene que ser de risa (o de acción) para compensar ;D

    Buena semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tarambana, el próximo será de risa, que la acción no me va mucho :-))). Lo de reirme me gusta más, sí.
      Un beso enorme, y feliz semana ;-)

      Eliminar
  8. Lili, que emoción, me ha pillado en el trabajo y feliz (que contradicción para mi) pero si no hubiera soltado una lagrimilla, es precioso, aunque me acongoja un poco porque últimamente no se porque tengo miedo a perderlo por algo así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celia, me has hecho reir con tu contradicción; qué guay empezar la semana así. Bueno, estamos a martes pero ahí casi que ayer no contó :-). Y lo de pensar en perder a quien quieres es inevitable, sí... Solución: disfrutarlo mientras lo tienes (con suerte, pueden ser hasta 70 años :-).
      Mil besos, guapa!!!
      PD.- Lo de la suerte y los 70 años lo digo por mí. No sé si JC pensará lo mismo... :P

      Eliminar
  9. Vale! eres una pedorra! esto no se hace! yo tengo una fama y debo mantener una actitud en el curro de profesional fría e insensible, y se me han escapado las lágrimas!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilis, cuando lo escribí me pille una llorera tremenda. JC me decía: "no me creo que llores con una cosa que has escrito tú, salvo que sea porque es muy mala". Pero no había forma de que me calmase, hasta que dieron las ocho (de la tarde, por supuesto) y me pude tomar un chardonnay. Somos así de sensibles, chica, que le vamos a hacer :-))))).
      Muchos besos, preciosa!!!

      Eliminar
  10. mmm.. bueno!
    Y al contrario que muchos, yo no lo encuentro triste. Triste sería si ese día decidieras quedarte en casa en pijama todo el día. Triste sería que no recordaras ese día. Triste sería no haber vivido esa experiencia con él.

    Me ha gustado;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandler, los chicos no lo veis tan triste (HombreRevenido es de tu opinión), pero para mí es tristísimo. Menos mal que no tengo días de escribir así muy a menudo, porque me pillo una depresión fijo :-))).
      Me alegra muchísimo que te haya gustado;-).
      Besos!!! (agarrao, que no me mandas ni uno :P)

      Eliminar
  11. Ufffffffffffff

    A mí si que me parece triste.
    Una pena no superada.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, es que es muy triste. Y dos años!, cuando se supone que el luto dura uno, y a partir de ahí la cosa comienza a superarse... Para mí una pena así no se superaría nunca, aunque aprendiese a vivir con ella.
      Besos!!!

      Eliminar
  12. Lili, justo hablaba a una amiga sobre tu blog (te sigo desde hace muy poquito), comentando lo divertido que era...espero que no entre hoy a conocerte...a mi me has dejado con el ojo temblón y el corazón arrugadito!!! qué relato tan maravillosamente triste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miraver, me alegro de que te haya emocionado... Jooooo, espero que tu amiga no entre aún..., pero si lo hace, lo mejor es leer después una de las entradas divertidas, así, sin pensarlo mucho, para que se vaya la pena :-)))).
      Montones de besos, chica polifacética!!!

      Eliminar
  13. Muy bonito y triste a la vez
    Y como va de libro te recomiento la trilogía de Jordi Serra y Fabra, 4 días de enero, 7 día de julio y cinco días de octubre, el prota también habla con su amor perdido que se fue pronto
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cruela, esos libros de tristeza profunda por amores perdidos me encantan (Cumbres Borrascosas me lo sé casi de memoria; JC se ríe cuando le recito trozos, el muy insensible). Me apunto los que me recomiendas.
      Muchos besos, guapa:-)

      Eliminar
    2. Bueno esos libros no son románticos, es más bien la historia de un dectective durante y después de la guerra civil, pero está muy bien ambientado
      PD ayer terminé el último de Pat Conroy y como no sabía que leer cogí el ebook y volví a encontrarme em las cumbres..borrascosas

      Eliminar
  14. Precioso...triste pero muy romantico. Me encanta como escribes. Da igual que sea de cosas tristes o alegres... tienes un don ;)
    Besos guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valenciana, que cosa más bonita me dices :-))) Un don..., me ha encantado la idea ;-).
      Un beso enorme, preciosa!

      Eliminar
  15. Lili, como me haces esto en mi estado... He acabado con todos los clinex...
    Que relato tan bonito, seria capaz de leerlo 100 veces y creo que las 100 veces me alcanzaria igual.
    Muchos besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi preciosa y sensible pe Pi :-))))) En tu estado mejor que leas a Sophie Kinsella, que se nos va a traumatizar ya sabes quien ;-). Te cuento una cosa para que sonrías? Espera, que pienso un poquillo... Ya sé: te puedes creer que en la última visita de la tita Mai a A. su sobrina le dijo: abuelita, regaña a tu hija mayor que se está portando fatal????? Con la tarde que nos dio??? Y te cuento esto en la confianza de que su madre no puede leer los comentarios en el trabajo (que si no, no había coj...;-))). Sorprendente, lo sé, con lo buena que es Mai y lo bien que se porta :-P. Millones de besos, pequeña! A repartir entre las dos. Y otro puñaillo para Fran ;-)))))))))))))))))))))
      Te quiero mucho!!!!!!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
  16. No, si me ha venido bien soltar unas lagrimillas ;P Bueno, lagrimones, que estoy muy muy sensible...
    Me parto con lo que me cuentas de la tita Mai, con lo buena que es y la paciencia que tiene :))
    Y si, necesito un buen libro estilo chick lit, de hecho estoy esperando ansiosa uno que tiene que estar a punto de salir ;)
    Muchos besos y una patadilla de ya sabes quien!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhhhh!!!!!! Sí, Oli. viene con un libro debajo del brazo :-)))))))))) Que guay! A ratos se me olvida y todo, te lo puedes creer?
      Más besos, pequeña ;-))) Y háblale a Oli de su tita y dile que ha recibido la patadilla (yo también estoy de un sensible... :-).

      Eliminar
  17. Buf, llego aquí porque Sbm me dijo que escribías historias muy divertidas (y hoy lo necesitaba) y has hecho que llore como una cría. Sabes? pero me quedo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francesca, bienvenida! Puedo prometer y prometo que el 99 % de mis entradas son un intento de haceros reir (fundamentalmente, a base de reirme de mi misma :P), pero justo ésta...
      Si te pasas otro día por aquí (o mejor por el blog original, el de Lili y el mundo, no vaya a ser que aquí tenga otro día tonto...), espero arrancarte una sonrisa.
      Un beso :-))))

      Eliminar
  18. Lili! pero que bonito...o triste-bonito mejor dicho! eres increible! no sabia que a falta de un blog andabas metida en dos! nada, no olvidare pasar por aqui!
    un besito!

    ResponderEliminar
  19. Real como la misma vida, cuando descubres lo efímero que puede llegar a ser todo disfrutas mucho más sin "preocupaciones", o al menos con menos de las necesarias.

    Estreno de nuevo blog ¿y para dónde tiro ahora? ¿a diestro y siniestro?
    :)

    ResponderEliminar
  20. Aich, Lili...estaba yo en medio de un ataque de risa de la entrada del perro y ahora leo esto. No he llorado porque el ataque de risa era fuerte. Mi madre debe haber pensado que alguien me está torturando a cosquillas. Pero sí que me he puesto seria.No obstante, me gusta también esta vena melancólico-nostalgica-hipotética!
    Mucho ánimo!!!

    ResponderEliminar
  21. Mierda...
    Perdón.

    Y ahora...
    ¿Como calmo a mis ojos?.
    ¿Como ánimo a mi corazón?.

    Más que tristeza, me produce profunda melancolía.

    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar