jueves, 29 de marzo de 2012

"Una forma de vida", de Amélie Nothomb

    Nunca siento tanta indecisión como cuando estoy delante de una estantería repleta de libros y sólo puedo llevarme uno: los huelo, miro las portadas, ojeo las sinopsis, busco a mis autores favoritos…
¡Oh!, y analizo mi estado de ánimo, punto éste importantísimo: si estoy tristona nada de dramas (cuando leí “Posdata: te quiero”, novela deliciosa, estaba un pelín desanimada y a causa de mi exceso de empatía con la protagonista casi acabo con una depresión profunda).
     Esto de tanto pensar en qué libro seleccionar es debido a dos normas autoimpuestas y de incuestionable cumplimiento:
    Primera.- Comprar los libros de uno en uno. Los hace más especiales; el que me llevo a casa es el elegido y durante al menos un día será el único en mi vida. Tengo que escogerlo con calma, disfrutando el momento.
    Segunda.- No dejar nunca un libro a medias.
    Mmmmm…, entre nosotros, esta regla cuenta con una fatídica excepción: compré “Primera sangre” en una tienda de segunda mano por cien pesetas. Vale que el protagonista se llamaba Rambo; vale que iba de un chico que se metía en líos; vale que el tipo había estado en Vietnam, pero lo que no vale es que no me avisasen de que ese Rambo era el del cine. Cuando llevaba veinte páginas se lo pregunté a JC, con la duda en mi cabeza y temerosa de su respuesta. Mi novio se dobló de la risa.
    —¿Estás leyendo “Acorralado"? —me dijo con sorna cuando se calmó.
    Ahí yo también me calmé. ¡Uf, no, nada de “Acorralado”!
—Se llama “Primera Sangre” —contesté con alivio y pensé en lo terrible que puede ser la casualidad: un poco más y dejo la novela. Leer una frase del protagonista y ver a Stallone en mi mente me estaba matando.
    JC volvió a reírse. Ya, ya, ya…
    Vale: estaba leyendo “Acorralado”. Lo acepté, valoré los pros (mantener mi norma de acabar todos los libros con un honorable “sobresaliente”) y los contras (algo así podría acabar con mi pasión por la literatura) y le di la novela a JC, con un lacónico “llévatela lejos de mí”.
    Doce años después, no ha vuelto a sucederme nada parecido. Ésa ha sido la única excepción.
    Ahora una portada llama mi atención y no puedo dejar de mirarla: una foto difusa sobre el fondo amarillo y una chica que parece perdida. El nombre de la autora me suena vagamente. Ojeo la contraportada y no entiendo mucho. Abro el libro y leo la primera frase: me intriga.
    Es él; lo cojo con fuerza y me acerco a la caja: será el primero en mi nuevo devenir de crítica literaria aficionada (y en absoluto remunerada).
    
    "Una forma de vida", de Amélie Nothomb.    
   
    Sinopsis:
    
    Una novelista, Amélie Nothomb, recibe una carta de un soldado americano destinado en Irak, Melvin Mapple. Durante su estancia en el frente ha contraído una enfermedad, de la que hace partícipe a Amélie, iniciándose una curiosa relación epistolar entre ambos. Son dos los pilares principales del escrito: el cuerpo y la epistolografía.

    Confieso mi absoluta predilección por las novelas escritas en primera persona: es difícil conseguir que el lector olvide que hay un escritor detrás de la historia e identifique al protagonista con el creador como si fuesen el mismo sujeto. Amélie Nothomb va un paso más allá y no sólo escribe la historia en primera persona sino que se convierte en la protagonista. Y realmente me la creo: alucinaría si no fuese como ella misma se retrata, una mujer singular, curiosa, irónica, incisiva, diplomática, sensible y que al final se revela confiada.
    No hay prácticamente diálogos en el libro, pero no se echan de menos: son sustituidos por las cartas que Amélie y el soldado Mapple se intercambian.
    Hay dos visiones del mismo aspecto que me han apasionado:
    Por un lado, el lector-soldado necesita existir para la escritora. Su vida (debido a la enfermedad que padece y que no os voy a desvelar por mucho que me insistáis: me cargaría la mitad del argumento) dejó de ser vida y el lector hace tiempo que desechó la posibilidad del cambio real; la única salida que encuentra es desdoblarse en un nuevo ser, su enfermedad, separada de él mismo y a la que concibe como una amante.
    El que sea públicamente conocido que la escritora contesta todas las cartas que recibe (no sé si esto será real pero me inclino a pensar que sí, lo cual es una locura, porque nadie responde miles de cartas de desconocidos; sin embargo, en la personalidad de Amélie Nothomb, tal y como se descubre en su escrito, es algo absolutamente normal) le lleva a ponerse en contacto con ella. Y ella le contesta: ¡existe para ella! ¡Y está vivo!, aunque sea en símbolos negros sobre folios blancos. Su existencia adquiere una nueva dimensión gracias a las cartas de la autora, en un primer momento cínicas pero que acaban siendo completamente sinceras.
    Por otro lado, la escritora se plantea que el lector existe y que ella existe para él. Ella misma se define como un ser “poroso”, “el abono ideal” en el que los lectores, a veces tiránicos, se creen con derecho a plantar sus dudas, sus tristezas o su creatividad. Y, sin saberlo, acepta el reto de salvarlo. Pero, ¿quién la salva a ella de ella misma?
    La prosa de Amélie Nothomb es ligera y profunda al mismo tiempo: corres el peligro de saltarte una frase que necesitarás releer en un intento de captar todos sus aspectos a causa de un argumento aparentemente sencillo. Es incisiva al tratar temas como la necesidad de que el autor dude del valor de su obra; sorprendente al relativizar la inmoralidad de la mentira y chocante al reflexionar sobre la exigencia de que escritura-placer-angustia vayan siempre unidos.
    ¿Qué más deciros? Que me ha gustado mucho. Es una novela original, difícil de encasillar en ningún género, de una escritora a partir de ahora indispensable para mí.
    Si la leéis, espero que disfrutéis con ella tanto como yo. Si no lo hacéis (el disfrutarlo), no me lo tengáis en cuenta, que para gustos, los colores.

31 comentarios:

  1. Apuntado queda, pero mi lista de pendientes es tan larga que me da vergüenza ya. LAs relaciones epistolares tienen algo mágico pero sin duda, el libro debe estar bien escrito porque sino puede ser que notes que falta ritmo,...
    Me mola mucho tu nuevo blog;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandler, el libro tiene una prosa que engancha, quizás por lo sencillo que parece todo. No hay palabras rimbombantes, ni un lenguaje pretencioso o que te dejen pensando "¿qué porras significa esto?". Amélie te coge de la mano y te lleva a través de su historia de una forma que a mí me ha cautivado. No se hace lento: las cartas no son largas y eso le da un ritmo perfecto.
      Me alegro de que te guste my new blog :-)))
      Muchos besos!!!!

      Eliminar
    2. El sábado tuve este libro entre mis manos pero acabé comprando otro. Lo guardo en la recámara. Estuve en una librería increíble, llena de libros interesantes y de botellas de vino. Creo que te hubiera molado,...

      Eliminar
    3. Cual compraste? Y dónde está esa librería? Por favor, dime que en Madrid....
      Un beso, y feliz semana!

      Eliminar
    4. Compré uno de Roald Dahl pero no recuerdo el nombre, lo miro y te lo digo,...La librería está en Palma de Mallorca y es genial;)

      Eliminar
  2. Hombre, buena pinta sí que tiene, no? :)
    A mí me pasa como tú con el tema de los libros: Los compro de uno en uno, y no puedo dejarme ninguno a medias. Cuando lo he empezado, tengo que terminarlo. Sí o sí, aunque me aburra como una ostra con él. Es lo que yo pienso:-"La culpa es tuya, Lou, por no haber sabido elegir bien"-. :)

    Yo es que estoy ahora con la saga Millenium, que me tiene el coco comío una miaja. Me encanta, vaya. Ha llegado a mis manos ahora la trilogía, y no puedo dejar de leer. ;)


    Un beso, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, Lourdes, que envidia me das!!! leyendo Millenium por primera vez, disfrútalos!!! A mí me gustaron mucho pero muchísimo tirando a una barbaridad :-).
      Otro beso para ti!

      Eliminar
  3. Espero que no te decidas a comprar ningún libro por el olor... a no ser que huela rematadamente mal, o rematadamente bien, en cuyo caso, aunque no te guste puedes ponerlo en el servicio en plan ambientador.
    No he leído el libro, así que poco puedo comentar al respecto (tampoco me llama mucho el tema), pero espero que este nuevo apartado literario no te quite tiempo para escribir sobre tu vida, como venías haciendo. Verás, respecto a los libros, soy una lectora bastante pausada, lo que quiere decir que, si bien siempre estoy leyendo algo, puedo tirarme con un libro 2 meses (si no es muy largo). Por eso flipo con esos blogs que escriben la crítica de un libro cada día, deben tardar dos horas en acabar cada libro, y claro, me cuesta seguir el ritmo. Que está genial que la gente lea mucho y luego escriba sobre ello para recomendar o desaconsejar, pero personalmente prefiero los blogs en plan personal, como el tuyo y espero que no cambie mucho :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doctora, mi blog original no cambiará, prometido! Si es que mi vida me desborda y en algún sitio tengo que contarla :-). Yo con los libros tengo los dos extremos: unos me los leo en un día o dos (como éste, o los de Sophie Kinsella, o los de Marian Keyes) y otros en un mes (El señor de los anillos, por ejemplo: las descripciones de las montañas me bajaban la moral de una forma...)(aparte de que era larguísimo :P).
      Besos, preciosa!!!

      Eliminar
    2. Ah, bien, me he liado, había entendido que sería en el mismo blog, y como este le tienes decorado igual pensaba que seguía en "Lili y el mundo".
      A mí eso me pasó con "El hobbit", que al menos es más corto que los de la trilogía (que he ojeado, pero nada más).

      Eliminar
    3. No, no, mi blog de siempre seguirá siendo mi ojito derecho :-))). Pero lo he decorado igual para que peguen;-).
      El hobbit es más llevadero, sí...
      Más besos!!!

      Eliminar
  4. Mira! esa norma de no dejar un libro a medias también la tengo yo, pero por desgracia, he sido más indulgente conmigo misma que tú. Yo tengo tres casos:
    - Las normas de la casa de la sidra
    - Sentido y sensibilidad (ahora dudo si el libro lleva ese título)
    - No sé qué de un erizo. Es soporíferaaaaaaaaa!!!!! no puedo con ninguna de estas 3 novelas, y te juro que las he empezado a leer unas cuantas veces con el propósito firme de terminarlas, pero no puedo.....

    Del libro que nos hablas....pues tiene buena pinta, pero con tu resumen me he perdido, así que no creo que me lance a por él

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maripili, Sentido y sensibilidad y Las normas de la casa de la sidra no las he leído, pero la del erizo creo que es "La elegancia del erizo" de Muriel Barbery, y esa sí me la he leído y me pareció un peñazo. Aburridísima. Después de algo así releo una que me guste mucho, o al menos un trozo (normalmente de Wodehouse), porque se me queda una especie de niebla interior, de tristeza, sobre todo cuando son novelas con éxito a nivel mundial (ésa lo fue) y a mí me repatean: me digo "Lili, no está hecha la miel para la boca del burro" y me traumatizo. Luego pienso que es cómo en el arte, mucha obra sobrevalorada, y se me pasa el disgusto ;-)))
      No me extraña que te pierdas con mi resumen: yo me perdí con la sinopsis, no entendí casi nada. Luego todo encajó. Pero es una novela singular.
      Besos, preciosa!!!!!

      Eliminar
    2. Sí, la elegancia del erizo...pues si a tí también te ha parecido un peñazo, ya me quedo más tranquila!
      Yo leí el primero de millenium y me he comprado los otros dos, pero se me ha colao "el cura" que es rarísima y me tiene muy enganchada!

      Eliminar
    3. Millenium me encantó!!! Yo soy muy de bestseller (siempre pienso que soy muy joven y que ya tendré tiempo de leer a los clásicos) (a los sesenta años me pondré a ello :-))).
      ¿"El cura"? No me suena!!! Yo ahora voy a leer "La sonrisa de las mujeres". La portada es tan chula, con una chica vestida de rojo en los Campos de Marte, en París, que no he tenido más remedio que comprarla. La siguiente será la del curilla ;-)

      Eliminar
    4. Ná! por 4 eurillos y medio me la compré en la estación de bus de mi nueva residencia...va de un cura pederasta al que chantajean y consiguen que se haga un tatuaje en el pecho. El tatuaje es tan grande, que en cada sesión pierde el conocimiento y viaja a otra época y se reencarna en otro cuerpo de un obispo. Ya te digo que es muy rara, no me atrevería a recomendarla...jijiji si quieres, si algún día nos vemos (aún no he tenido tiempo de ir al cole aquel que hay cerca de tu "rincón de lectura") te la dejo, así tenemos excusa para quedar otra vez.
      Muacka! so guapa!

      Eliminar
  5. Jajajaja!!! Tía, que flipe de novela. Sí!!!!!, me la tienes que dejar :-) Has reconocido el rincón! Se está genial, y tiene hasta mesas de merendero por si me quiero llevar el portatil ;-)))).
    Cuando vengas por el cole, avísame, preciosa!
    Muchos muackas para ti!

    ResponderEliminar
  6. De esta autora leí "El sabotaje amoroso" en francés. Y no te puedo decir nada del libro porque es uno de esos libros que no me marcó, no es que no me gustara, porque cuando no me gustan los dejo a medias, no me obligo, eso solo pasaba en el colegio y el instituto, y esa época de tortura literaria se acabó. Pero desde luego no te puedo decir de qué va, eso sí tengo una imágen de ese libro...ventiladores y un caballo balancín...ya me dirás qué relación tienen, pero es que si mal no recuerdo era algo irracional, me resultó dificil de entender, lo volveré a leer.
    Y me pasa como a ti solo que yo no necesito ir a la librería, deambulo por casa, miro libros, pero no saco nada bueno, al final acabo en la biblioteca. Y el estado de ánimo es importantísimo, junto con lo que te interesa o apetece en ese determinado momento.
    He vuelto a la lectura y también estoy dejando constancia de lo que pasa por mis manos, por si te quieres pasar, en etiqueta libros, pero voy muy despacito, y esa regla de oro que tú te aplicas de acabarlos todos como ya he dicho...no,no,no.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cocci, leer es un placer y es cierto que no debería obligarme a terminar todo lo que caiga en mis manos, pero no puedo evitarlo. Con el tiempo he aprendido a elegir bien aunque me he tragado cada libro chungo que para que decirte... Sobre todo cuando era estudiante y no tenía ni un duro y me compraba los que costaban cien pesetas en una librería de segunda mano: Sandokán no tiene secretos para mí, y Zane Grey hasta terminó por gustarme (libros del oeste, imagínate :-)))).
      Me pasaré por tu blog, preciosa, a ver si tenemos gustos parecidos.
      Un beso enorme !!!!!!!!

      Eliminar
  7. Me la apunto, todavía no he leído a esa autora. Me voy a permitir hacerte dos recomendaciones de literatura fresca y que realmente aporta al panorama, Antonio Orejudo (Un Momento de Descanso es brutal, aunque las he devorado todas) y por supuesto John Fante, así a bote pronto, Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Javier, ya están en mi lista :-) Que bien, me encanta que me hagáis recomendaciones!!! A mí esta autora me ha sorprendido mucho, la verdad, y eso que el argumento de la novela no me decía nada (pero nada de nada, porque casi no lo entendí en la contraportada ;-).
      Besos!

      Eliminar
  8. No he leído nada de ella.
    Tal como lo explicas parece bastante interesante.
    Tomo nota de la recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toro, un placer verte por aquí. Si la lees, ya me dirás.
      Besos para ti :-)))

      Eliminar
  9. Me va a encantar tu nuevo blog de libros... Yo soy una loca de la lectura! Ahora estoy con El nombre de la rosa, de Umberto Eco. Aunque la verdad es que me gustan casi todos los libros del mundo mundial...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi casa de juguete, me encantó El nombre de la rosa!!! Mis novelas preferidas son las de intriga (me encantan, aunque si encadeno dos seguidas me da una ligera paranoia) y las de humor (sobre todo chick lit; es obvio :))). Aunque me pasa como a ti: menos la de guerra, me gustan prácticamente todas.
      Muchos besos, guapa!!!

      Eliminar
  10. Pensaba que había libros sobre cualquier casa, pero sobre ¡RAMBO!...jaja nunca me lo hubiera imaginado.
    Nunca me habia pasado por este blog y me gusta mucho, así q pasare siempre q pueda:)
    Tengo unas ganas infinitas de leer y re-leer, pero no tengo nunca nada de tiempo :(...Así que, tomare consejo y hare caso a tus opiniones a la hora de elegir un libro para los momentos entre bus y autobus.
    Un beso enorme y q vaya muy bien :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clá, es que es increíble!!! Y no se llamaba Rambo! Muy mala idea, sí... :-P. El tiempo, o la falta de él, es lo malo, llevas razón. Mi suerte es el insomnio :-)))
      Besos, preciosa!

      Eliminar
  11. Me la apunto, me gusta como escribes, probablemente me gusten también tus sugerencias. Lo pongo a la cola, aunque yo no soy de cumplir estrictamente la regla número 1.

    Un beso y enhorabuena por tu nuevo blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compras varios libros a la vez? Y no te dan ganas de leerlos todos juntos???
      Muchas gracias, guapo. Un beso enorme!!!!

      Eliminar
  12. Hmmm, ¿dónde he visto el nombre de la autora? ¿Habré tenido ese mismísimo libro en mis manos? Me recuerda a "El vuelo de Íkaro" o algo así. El personaje también cobra vida. Así que es otro que va a la lista de "libros que quiero leer", pero te advierto que ocupa el puesto 18.
    Yo tengo la norma de no COMPRAR libros antes de acabar todos los que tengo empezados. Por esta razón hace mucho que no me compro ninguno. Por épocas, leo muchos a la vez (no 2 ò 3 sino 6 ò 7) o me empeño en acabar uno sin serle infiel. Ahora mismo estoy con la Ilíada en inglés, me la regaló mi chico. Y a pesar de que me gustó mucho en su día (en español) me cuesta mucho terminarla. Le he sido infiel en dos ocasiones: La primera para terminar "Belver Yin" que ya la había empezado antes y en otra ocasión por un libro de gestión del tiempo, pero volví! Me quedan 200 páginas. Y creo que si en dos semanas no la acabo volveré a recaer.
    Voy a seguir con tu mundo Lili ;)

    ResponderEliminar
  13. Estimada Lili: Pena que lo dejaras a medias. El libro apenas tiene nada que ver con la película. Es mucho mejor. No pasará por méritos propios a la historia, pero tiene "oficio" y está bien para esas tardes que te apetece leer algo ligero de un tirón.

    Por otro lado...hay tanto que leer y tan poco tiempo...

    ResponderEliminar