lunes, 26 de marzo de 2012

¡ Comenzamos!


          —JC —le digo a mi novio y le doy un empujón ligero para que me haga caso. Espero un par de segundos y no obtengo respuesta—. JC —insisto, elevando un poco la voz. Nada, como si no fuera con él—. JC, que estoy hablando contigo… —exclamo, ya un poco disgustada.
            La silueta que duerme a mi lado se mueve ligeramente y hace un ruido con la garganta parecido a un ronquido. Vuelve el silencio.
            Miro el despertador: las tres de la mañana. ¡Por Dios, no pasa el tiempo! Cuatro horas más de insomnio por delante. Me siento en la cama y busco a tientas las zapatillas, pero el frío me hace desistir de irme al sofá. Vuelvo a esconderme bajo las mantas y enredo mis pies entre los de JC.
            —Anda, guapo, despiértate un ratito, que no puedo dormir —susurro.
            Entre nosotros, mi novio no tiene conciencia, consideración ni empatía en esto del desvelo: pone la cabeza en la almohada y pierde el conocimiento. Y mientras él duerme plácidamente, yo doy vueltas y más vueltas, en la cama y a mi mente, pensando que la culpa de todo la tiene mi adicción.
            ¿Por qué, si no, me iba a tomar dos cafés después de comer, sabiendo que con el de la mañana ya tengo cafeína de sobra en mi sobreestimulado sistema nervioso para todo un día?
            La razón es obvia: soy adicta.
            No, no hablo de adicción al café (en el fondo soy más de chardonnay).
¡Eh! ¡Qué cosas tienes, no soy adicta al chardonnay! Nunca bebo antes de las ocho de la tarde, lo cual es prueba irrefutable de que no tengo ningún problema (excepto los fines de semana, en los que se aceptan una copita o dos al medio día) (y los festivos, por asimilación) (y cuando me ha pasado algo muy bueno, para celebrarlo) (o algo muy malo, para superarlo) (y no hay más excepciones a mi estricta norma de “nada de chardonnay antes de las ocho”).
No, no, tampoco me refiero a las compras: eso es necesidad. No pretenderás que vaya desnuda por la calle.
¿Adicta a los bolsos? ¿Yo?
Me preocupa tu visión sobre mí. ¿Cuántas adicciones eres capaz de asignarme en cuestión de minutos? Mejor te digo de lo que hablo, no vaya a ser que acabemos mal…
Mi adicción real y la única que estoy dispuesta a reconocer es a los libros.
Son los causantes de mi primera visita al psicólogo (las novelas de Agatha Crhistie no son lo más adecuado para una niña de once años); de que estudiase derecho (Perry Mason siempre ha sido mi héroe); de que crea en el amor eterno (¿cómo no hacerlo, después de leer y releer “Cumbres Borrascosas”?), de que no crea en él (¿cómo hacerlo después de leer y releer “Las cárceles del alma”) y de que piense que todo es posible con humor (P.G. Wodehouse marca mi forma de enfocar la vida).
Mmmmm…. ¿por qué te estoy contando esto?
Ah, sí… No puedo dormir… Los dos cafés... Y un libro maravilloso que no podía dejar de leer…
¡Oh! ¡Madre mía!
¡Acabo de tener una idea genial!
Espera, voy a despertar a JC para ver que opina: ya sabes que a veces por la noche y en plena vigilia las cosas no se ven de forma real.
—¡JC! —exclamo emocionada, dándole un golpecillo en la espalda.
—¿Mmmmm? —mi novio se gira y trata de abrir los ojos.
—¡Voy a hablar de libros en el blog!
—Mmmmm….
—Sí, ya sabes, un poco de crítica literaria ligera y eso…
—Ahá….
—¿Qué opinas?
Un ronquido por respuesta.
Es obvio: ¡le parece tan guay como a mí!

12 comentarios:

  1. Lo libros siempre son un buen tema de post, de conversación de discusión a veces.
    Confieso que me enamoré de Heathcliff con 15 años, sufrí con Rebeca, entendí tan bien a Malena que pensé que ella era yo, Glurp me mató de risas y que si no tengo un libro preparado para cuando termino el que tengo en mano me pongo nerviosa sólo de pensarlo
    besos

    ResponderEliminar
  2. eh primer comentario de tu primer post.... ¿hay una recompensa?

    ResponderEliminar
  3. Aquí estoy, apoyando a las nuevas promesas literarias.
    Un beso, y suerte.

    ;-)

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. Cruela, tienes mi agradecimiento eterno :-)))))
    Y un montón de besos!

    ResponderEliminar
  5. Toni, gracias!!! Mi primer seguidor (después de mí, pero claro, yo no cuento ;-).
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  6. Cris, genial!

    Besos para todos, y gracias!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Nuevo blog de Lili sobre un tema que me mola, si sñor!! adelante con el proyecto!
    Te voy a enlazar con mi blog para saber cuándo actualizas!
    muaa

    ResponderEliminar